Se reúnen las Filmotecas




Ha sido la Filmoteca de la Región de Murcia la que, con motivo de su decimoquinto aniversario, se responsabilizase de la organización del III Encuentro de Filmotecas, donde se reunían los quince centros de este carácter existentes en España. Una iniciativa excelente y, sobre todo, útil porque pone en contacto cuanto se está haciendo en ellos y a quienes lo llevan a cabo, dentro del objetivo común de preservar, recuperar y difundir el patrimonio cinematográfico de nuestro país. Una tarea quizá todavía no suficientemente conocida ni estimada por el conjunto de la sociedad, pero de la máxima importancia cultural.

Por ello, hay que subrayar la relevancia de que, durante las dos intensas jornadas del 25 y 26 de febrero, se hablara en Murcia de variados e importantes temas: la adecuación de los archivos fílmicos a los tiempos de la digitalización, los métodos idóneos de catalogación, la conservación de productos alternativos como el cine familiar y de pequeño formato, la manera en que la legislación podría apoyar eficazmente al patrimonio audiovisual, el incremento de las actuales relaciones entre las Filmotecas y las distribuidoras…, además de incidir en posibles nuevos terrenos de colaboración entre cinematecas y diversas muestras de recuperaciones y restauraciones efectuadas por ellas en los últimos meses. Un programa amplio, bien estructurado y que desarrollaron con precisión (hasta donde el tiempo lo permitía) los numerosos representantes de los quince centros antes mencionados, comenzando por Filmoteca Española y con una también amplia presencia de la Valenciana.

Podría pensarse que se trata de asuntos muy especializados que solo afectan a los técnicos que se encargan de ellos. Sería un grave error, igual que si se refiriera a la literatura, la pintura o la música. La sociedad, en su conjunto, debe implicarse en que aquello que se ha creado en imágenes desde que el cine llegara a España en 1896 se conserve, se estudie y se muestre lo máximo posible, partiendo de la base de que ya mucho ha desaparecido por el camino, sobre todo de nuestro cine mudo. Hay que esforzarse entre todos para respaldar la labor de unos profesionales que, más allá de desempeñar un puesto de trabajo, siempre me han parecido –y también en Murcia– auténticos vocacionales de su labor, luchando habitualmente con escasos recursos económicos para intentar llevarla a cabo de manera idónea. Y que hoy se plantean con seriedad y eficacia cómo abordar los actuales desafíos en dominios tecnológicos, de derechos de autor, normativas comunitarias o relaciones con los espectadores.

Fachada de la Filmoteca de la Región de Murcia

Lógicamente, el III Encuentro de Filmotecas no ha dado respuesta a todo ello. Pero ha servido para ponerlo encima de la mesa, para saber cómo abordar una serie de cuestiones que en Murcia han vislumbrado su cauce.

(Publicado en "Turia" de Valencia, marzo de 2019).

En recuerdo de Stanley Donen


El gran Stanley Donen, fallecido el pasado 21 de febrero, visitó el Festival de Valladolid de 1989 con motivo del Homenaje que el certamen le dedicaba, compuesto por una íntegra revisión de su filmografía y la edición de un libro, el primero publicado en España y escrito por Juan Carlos Frugone. Momentos antes de salir al escenario del Teatro Calderón, donde dejaría la imagen de unos pasos de baile que entusiasmaron al público, quisimos guardar para el futuro el recuerdo de una foto con él. Así, en torno a Donen, nos situamos (de izquierda a derecha) Cristina Konyay, jefa de Relaciones Públicas; Eduardo Rodríguez Merchán, exjefe de Prensa; Marina Saura, presentadora del Homenaje; Victoria Fernández, Secretaria General y, delante, el citado Juan Carlos Frugone, adjunto a la Dirección; Fernando Lara, Director, y Juan Antonio Pérez Millán, responsable de las ediciones del Festival.

Sirva esta fotografía, realizada por Agustín Cacho, para honrar la memoria de un inolvidable maestro del cine. 

Esa mirada tan especial




Tenía Orson Welles unos ojos que penetraban, una mirada profunda que llegaba hasta lo más hondo de su interlocutor. Nadie podía quedar indiferente ante un escrutinio que en ocasiones era amenazador, displicente en otras, burlón muchas veces. Poseía el genial cineasta esa capacidad de deslumbrar, de interrogar, de desnudar al personaje que tenía delante. Vuelve a comprobarse en el documental La mirada de Orson Welles (The Eyes of Orson Welles), donde otro autor que ha hecho de la mirada su santo y seña, el irlandés Mark Cousins, profundiza en la muy especial del autor de Ciudadano Kane, tan especial que transformó la historia de todo un arte.

Sostiene Cousins, a quien se debe aquella monumental Historia del Cine: Una odisea (2011), compuesta de 15 capítulos de una hora emitidos por televisión, que “es mirar lo que hace que valga la pena estar vivo”, principio que desarrollaría ampliamente en su libro “Historia y arte de la mirada”. Era lógico, por tanto, que se sintiera atraído por Welles desde que, de adolescente, le fascinase Sed de mal, porque en pocos casos como el suyo esa mirada creativa ha sido tan poderosa y significativa. Creatividad de la que, además de en el cine, la radio, el teatro o la televisión, también quedaría constancia en dibujos, bocetos y pinturas, muchas veces inspiradores de imágenes concretas de sus películas.

Y esta es la principal aportación de La mirada de Orson Welles: plantear y demostrar al espectador la novedosa idea de hasta qué punto esas obras gráficas se hallan “detrás”, respecto a planificación, escenografía o vestuario, de cuanto vemos en la pantalla. Beatrice, una de las hijas del cineasta, dio a conocer a Cousins un centenar de esas obras que ella guardaba y, a partir de ese tesoro, compuso su documental, complementado por la larga carta que él le dirige al maestro o, en una de sus partes, como si fuera el propio Welles quien se expresase en voz alta. De lo que se deduce que no es tanto un recorrido por su vida, ni tampoco una profundización en sus temas predilectos (aunque ambos aspectos también quedan reflejados, con especial énfasis en su pasión por Shakespeare y Don Quijote), sino que The Eyes of Orson Welles constituye una especie de ensayo fílmico cuyo objetivo fundamental es el ya mencionado de “descubrir” una faceta suya prácticamente ignorada.


Pese a un tono demasiado personalista y retórico por parte de Mark Cousins y de ciertas repeticiones evitables a lo largo de sus 115 minutos, bien merece la pena conocer este trabajo. La mirada de Orson Welles se presentó en la sección Cannes Classics del pasado año y ha recorrido diversos Festivales antes de que, distribuido por A Contracorriente, se presente comercialmente en España sobre el mes de mayo. Apúntenlo para entonces en su agenda.

(Publicado en "Turia" de Valencia, febrero de 2019).

Una cierta paradoja


Los premiados en los Goya 2019, tras la Gala celebrada en Sevilla


Si una película cuenta con la Mejor Dirección, el Mejor Guion Original, los Mejores Actores protagonista y de reparto, el Mejor Montaje, la Mejor Música y el Mejor Sonido de cuantas han sido seleccionadas, será también lógicamente la Mejor Película. Pues no, el sanedrín que decide los Goya ha decidido que ese galardón vaya a un film que solo cuenta además con los Premios al Mejor Actor Revelación y a la Mejor Canción Original… Curioso, ¿no?, y un tanto paradójico que Campeones haya superado a El reino en el lugar de honor de la edición de 2019, pese a haber vencido esta segunda en la mayoría de los principales apartados de las recompensas de la Academia.

No digo yo que sea injusto, ni mis preferencias personales se inclinan por el film de Rodrigo Sorogoyen, contrariamente a los críticos de Turia, que lo han considerado el más valioso del pasado año, con una puntuación de 3,5 sobre 5. Cabe deducir, entonces, que algo fundamental de El reino ha fallado para que, después de ensalzar tanto sus ingredientes, no lo haya sido el plato final. Pero no parece que haya sido así al analizar las sucesivas votaciones, sino que se debe a otros motivos.

Primero, que en este tipo de dictámenes “asamblearios” se funciona de manera distinta a como lo hace un Jurado que va sopesando su Palmarés y puede autoplantearse esa paradoja de destacar las partes y no el todo que resulta de ellas (aunque ha sucedido en más de un Festival). Y segundo, y quizá principal, que se ha introducido un factor extracinematográfico en medio de la contienda entre El reino y Campeones, como son los singulares personajes de la segunda, que han provocado un alud de simpatía y solidaridad por parte del público, lo que, junto al “tirón” y enorme capacidad de Javier Fesser para conectar con los espectadores, la han convertido en el film español de mayor éxito de 2018, duplicando con creces en entradas a su rival. El hecho de que siempre se acusara a los académicos de despreciar el cine comercial en favor de propuestas más minoritarias, y probablemente el deseo de terminar esta vez con tal disociación respecto a la taquilla, ha cerrado el círculo que ha llevado a Campeones hasta el Goya más relevante.

Rosalía, interpretando "Me quedo contigo" en la Gala

Lo logró en una buena ceremonia sevillana, de la que quedarán para el recuerdo las muy emocionantes palabras de Jesús Vidal al recoger su premio como Revelación, el “gag” del semidesnudo de Silvia Abril y Andreu Buenafuente, la mezcla de tunos, fanfarria y batucada para “dar realce” a los cortometrajes, la maravillosa interpretación que Rosalía hizo de “Me quedo contigo” y la justa reivindicación feminista que recorrió toda la Gala a partir de la exigencia de ni una víctima más de violencia de género y de una real igualdad para las mujeres, ya sean cineastas o de cualquier otra profesión.

(Publicado en "Turia" de Valencia, enero de 2019).

Entrevista en Castilla y León Televisión



Dentro del programa "Vamos a ver" y  en el espacio "Háblame de ti", Cristina Camell realizó, el 25 de enero de 2019, una amplia entrevista en directo a Fernando Lara. Entrevista que puede verse tanto en la página "web" de Castilla y León Televisión como en el siguiente enlace:


Conchita Montes




Está un tanto olvidada la figura de Conchita Montes, la actriz que desde la década de los 40 y hasta casi su fallecimiento en 1994 alcanzó una gran popularidad. Por eso es muy oportuno el libro que le acaban de dedicar Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo, con el título del nombre de la intérprete y el subtítulo “Una mujer ante el espejo” (Bala Perdida Editorial). De hecho, por extraño que parezca, es la primera biografía a ella dedicada, y 165 apretadas páginas –divididas en 12 capítulos– sirven a los autores para abordar una personalidad polifacética, que englobaba también la escritura de artículos y relatos, la traducción y adaptación de obras teatrales, la formación de una compañía escénica propia y hasta la elaboración del famoso Damero Maldito incluido en “La Codorniz”.

Como acreditados estudiosos de esta revista (que cubrió el largo periodo 1941-1978) y de algunas de las figuras vinculadas a su estilo de humor, como Mihura, Jardiel Poncela o Tono, sobre quien publicarán en los próximos meses, Cabrerizo y Aguilar demuestran su admiración por Conchita Montes, apellido artístico desde el original Carro. También lo hace la prologuista del volumen, Marina Díaz, para quien el libro “expresa y demuestra la labor de una mujer que no puede pasar desapercibida en la necesaria misión de hacer historia de los vericuetos de la cultura española”. Y es que, ahora escriben los autores, “Conchita Montes rompe todas las reglas. Su relación con Edgar Neville, su intelectualismo a ultranza, su independencia, un círculo de amistades formado por Ortega y Gasset, Marañón, Juan Belmonte y Paulette Goddard o su pertenencia a la Academia Breve de Crítica de Arte son rasgos de carácter poco frecuentes en una sociedad como la de aquella España en la que la inmensa mayoría de mujeres solo aspiraba a ser “señora de”.

Aunque vinculada sentimentalmente a Edgar Neville, en una relación extramatrimonial que escandalizaba entonces, es la palabra independencia la que mejor caracteriza a Conchita Montes, conocida con frecuencia como “la Katherine Hepburn española”, incluso por un físico nada ajustado a los parámetros hispánicos de la época y más cercano a los anglosajones. Por lo que Aguilar y Cabrerizo la sitúan, no sin algunas sombras, “ante ese espejo que nos devuelve el tiempo que pasa. En sus primeras películas, cuando era solo un elemento más de lo que de comedia ‘de teléfonos blancos’ pudieran tener las películas de propaganda que rueda en Italia. Más adelante, como símbolo de la bifurcación que el destino ofrece a su personaje en La vida en un hilo. Como atributo narcisista del comportamiento burgués y como su reverso, la constatación del ridículo de las apariencias, en Mi adorado Juan.

Y, por encima de todas ellas, en teatro y luego en cine, aquel El baile que Neville escribiera para ella y Conchita Montes inmortalizase.

"El baile", de Edgar Neville (1959)

(Publicado en "Turia" de Valencia, enero de 2019).

Ni frío ni calor


Siempre me hizo gracia el conocido chiste en el que una persona pregunta a otra por qué temperatura hace. “0 grados”, le responde. “Ah, está muy bien, ni frío ni calor”, comenta muy convencido… Bueno, pues el cine español en 2018 ni frío ni calor, repitiendo casi las mismas cifras que el año anterior: 17.625.480 espectadores, con una recaudación que vuelve a superar los cien millones de euros, 103.808.053 euros exactamente. Lo que determina una cuota de mercado del 17,5%, una décima más que en 2017, a distancia sideral del cine norteamericano, que supera el 67% de cuota. En su conjunto, el cine ha atraído en España a 97,7 millones de espectadores, con una recaudación global de 585,7 millones de euros, un 2% menos respecto al año precedente, con Jurassic World: El reino caído, realizada por J.A. Bayona, en primer lugar de la tabla, gracias a haber recaudado cerca de 25 millones.

"Campeones", de Javier Fesser

Por supuesto, la valía y la dimensión cultural de una película no se miden por su éxito comercial, pero en un arte popular como el cine sí es un dato a tener en cuenta. Volviendo a la producción española, hay que subrayar que casi la quinta parte de su taquilla (19 millones sobre 103) corresponde a una única película, Campeones, con sus 3.288.420 espectadores, y solo cuatro títulos además de ella superan el millón de espectadores: Superlópez, El mejor verano de mi vida, Perfectos desconocidos y La tribu. En realidad, sumando sus resultados de 2017 y 2018 –se estrenó el 1 de diciembre del primer año–, es el film de Álex de la Iglesia el que merecería la aureola de ganador, con tres millones y medio de espectadores y una recaudación de 22,3 millones de euros, por encima de las grandes cifras del de Javier Fesser.

"Perfectos desconocidos", de Álex de la Iglesia

Pero no les voy a marear más con datos. Digamos, de forma resumida, que 2018 no ha generado grandes cambios en nuestro cine, continuando el claro predominio de las comedias apoyadas por las televisiones privadas, aunque rechazaran Campeones y haya sido TVE la que adquiriese sus derechos de antena. Distribuidas por compañías multinacionales en ocho de los diez primeros títulos del “cuadro comercial de honor”, con A Contracorriente como única distribuidora independiente dentro de él, en el puesto 3 para El mejor verano de mi vida y en el 8 para Sin rodeos. Curiosamente dos “remakes” (también lo es Perfectos desconocidos), en el primer caso de un film italiano y en el segundo de uno chileno, ambos de fuerte éxito en su país, lo que, según dijimos en un Tema de Lara de hace ya tiempo, viene a ser como apostar sobre seguro. Ahora llegan los premios, los Forqué, los Feroz, los Goya, los Fotogramas y tantos otros, previos a los Turia, para celebrar los fastos del éxito y la decepción de quedarse en su camino…

Como ven, nada demasiado nuevo bajo el sol. Ni frío ni calor.

(Publicado en "Turia" de Valencia, enero de 2019).